martes, 1 de septiembre de 2009

La difícil tarea de hacer un blog curioso

Llevo mucho tiempo conectándome a Internet. Desde que empecé la universidad, hace ya bastantes años. Siempre sale algo nuevo y llamativo. Primero fueron los chats, el envío gratuito de sms. Más cosas que me dejaré por recordar y, por último, los agregadores de noticias y los blogs.

Que nadie me tache que peco de desconocimiento por no nombrar Ebay, Facebook y otros inventos de la red. Mi propósito no es hablar de todos ellos.

Me quiero centrar en los blogs. Llevo tiempo leyendo artículos de diversas cosas: viajes, artes marciales, curiosidades de la infancia, historia y un largo etc. Y siempre me ha llamado la atención qué es lo que hace falta para escribir un buen blog. Un blog que una gran masa lo lea. La cuestión radica en qué característica tiene que tener para que sea bueno.

También he leido al respecto. Muchos blogs te dan pistas de como hacerlo, tantas e innumerables que te puedes dormir si intentas leerlas todas. Después de mucho pensar he llegado a una conclusión, tal vez no sea la correcta, tal vez no sea la mejor, pero es la que yo voy a seguir: escribir un blog si tienes algo interesante y curioso que contar. Esa será mi premisa.

He empleado mucho tiempo en saber cuál podía ser mi primera entrada a este blog: dar un nuevo enfoque a algún protagonista de La Batalla de Stalingrado, hablar de algún tema de física que me fascina o simplemente de cosas sin sentido, pero que son muy interesantes. Al final, he optado por escribir lo que se me pasaba por la cabeza en relación a este blog: la difícil tarea de escribirlo interesante y la solución que he tomado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.